Di   ¡NO!  AL

HALLOWEEN

 

1. Por su origen:

El Halloween surgió en la civilización llamada "Celtas” que vivieron 300 años A.C.  Habitaban las regiones de la antigua Inglaterra, Irlanda y el norte de Francia.  En su calendario; el 31 de octubre era el último día del año, por lo cual, celebraban un festival conocido como "Festival de shamain" a quien consideraban el señor de la muerte.

Los  Celtas creían que shamain permitía a la almas de los muertos regresar en esa noche  a sus casas y por esta causa, demonios, brujas, fantasmas,  gatos negros y duendes, deambulaban por todos lados.    Durante dicho festival,  los  "druidas" que eran los sacerdotes y maestros de los Celtas, ordenaban a los pobladores que encendieran una fogata dentro de las casas, entre tanto que ellos encendían otra muy grande en lo alto de las colinas, ofreciendo sacrificios a shamain, señor de la muerte.  Estos sacrificios consistían en cosechas, animales y....seres humanos. 

Las personas sacrificadas eran obtenidas de las familias del pueblo; los druidas recorrían casa por casa pidiendo un niño o una virgen para sacrificarlos en la gran fogata.  

 

Si la familia cumplía con la demanda, los sacerdotes dejaban una calabaza con una vela en su interior, para evitar que los demonios entraran y mataran  a los que habitaban ahí; a esto se le conocía como "Trato". Si la familia se negaba a satisfacer la  demanda, entonces los sacerdotes marcaban la puerta de la casa y esa noche shamain tenia entrada libre para destrozarlos. Esto era conocido como "Treta"

 

2. Por su propósito

Este tiempo era idóneo para complacer y comunicarse con los poderes sobrenaturales.    Se pensaba que dominaban la naturaleza y se creía que no existía mejor época en todo el  año para la práctica de la  hechicería y la  adivinación;  prácticas que hoy se han incrementado debido a la invocación  consciente e inconsciente, que se hace en estas fechas;  con el tiempo esta tradición paso a los Estados Unidos, lugar donde cobró mayor fuerza debido a la comercialización de productos y disfraces  que comenzaron a usarse para festejar halloween o mejor conocido como "Noche De brujas".

 

Tiempo después pasa a México y  al paso de los años la gente ve con agrado que niños disfrazados de fantasmas, monstuos y brujas toquen a la puerta de nuestras casas mendigando golosinas, diciendo: ¡Dulce o travesura ¡ o en otras palabras...... "Trato o Treta"

 

adultos también festejan halloween, realizando fiestas de disfraces.  Hoy en día parece que es algo inofensivo y divertido, pero su origen y su propósito, siguen siendo los mismos; demuestran todo lo contrario, a la sana y limpia diversión ya que son prácticas de ocultismo y están prohibidas por la Biblia [ Dt.18: 9-14] 

 

No dejan de ser una invocación al reino  de las tinieblas, del cual no debemos participar [Ef 5.11] 

 

Porque¿qué comunión tienen la luz con las tinieblas? Dios  es luz, el halloween, la brujería, la magia y demás participaciones del ocultismo, son  tinieblas.  Por lo cual no pueden tener comunión con la  Luz [1ª.Jn.1-5].

 

Consideremos  la forma en que nos involucramos consiente o inconscientemente en esta grotesca tradición, porque nuestros  hijos y familiares  son contaminados con estos festejos,  que tienen un origen y un propósito satánicos;  todas estas prácticas son dadas por satanás para robar, matar y destruir, la paz  y la felicidad familiar, debido a que estos “festejos inofensivos”  graban en el alma de niños y adultos:  violencia,  temor, angustia, desamor, y rechazo a todo lo que es el amor verdadero.

Dios tiene para todos nosotros al  través   de Jesús, múltiples propósitos como son:

·         Darnos  salvación y perdón de nuestros pecados. 

·         Hacernos libres de todo vicio, violencia, adicción, pecado, maldad, temores, etc.   

·         Deshacer las obras de Satanás.

·         Darnos el discernimiento de lo bueno y lo malo, para escoger  lo que nos conviene a nosotros y a nuestros seres amados para vivir en el amor  y la paz  que todos necesitamos. 

Sólo tienes que abrir tu corazón sinceramente,   pedir perdón a Jesús por todos tus pecados y todo lo malo que has hecho, e invitarle a vivir dentro de tu corazón.

Es ahí donde se van a generar los cambios necesarios para iniciar una vida diferente como hijo de Dios.    Esto no es algo mágico,  es un proceso que la Biblia llama  conversión y para ello el Centro Cristiano Calacoaya pone a tu disposición una serie de conferencias para toda la familia  sin costo alguno.  No somos una religión ni una secta, ni denominación; somos un grupo de familias que  hemos encontrado por medio de la palabra de Dios la manera de vivir en bendición, paz y felicidad, libres de todas  las opresiones del enemigo.  

Si tienes alguna duda o algún problema, Nosotros te queremos ayudar.

 

CENTRO CRISTIANO CALACOAYA

Camino Real  No. 17 - Calacoaya, Atizapán. Edo. de México C.P. 52990

Tel.  5361-1711  ext. 247 Oficina de Evangelismo  

E-mail.  evangelismo@ccc.org.mx 

 

<<Regresar